Saltar al contenido

¿Cómo Funciona una Freidora sin Aceite?

La freidora de aire es uno de los inventos más eficaces para llevar una alimentación rica y saludable.

A pesar de una apariencia sencilla, este pequeño dispositivo está muy bien pensado para lograr freír alimentos sin aceite o, al menos, con una cantidad muy reducida.

De hecho, normalmente el aceite es necesario para facilitar la cocción de aquello que se quiera cocinar, aunque el objetivo es minimizar la cantidad a utilizar hasta un 70 u 80% de lo que utilizan las freidoras tradicionales.

Pero… ¿Cómo funciona? Básicamente, este dispositivo se encarga de calentar el aire que contiene a temperaturas muy altas (cerca de los 200ºC) y hacerlo circular, calentando así los alimentos que contiene.

Especialmente, aquellos que presentan una fina capa de aceite (en algunas recetas ni siquiera es necesaria esta pequeña cantidad).

Para ello, cuenta con un pequeño motor de entre 800 y 2.000 vatios que logra hacer circular el aire logrando así distintas funciones en la cocina: freír, asar, hornear, tostar, cocer.

Todo ello, con una serie de funciones de seguridad que mejoran considerablemente la experiencia de uso y comodidad: temporizador, temperatura regulable, sistema de autoapagado y anti sobrecalentamiento.

¿Qué puntos a favor tiene una freidora de aire?

El hecho de minimizar el uso de aceite en torno al 80% es una de las ventajas más llamativas de la freidora de aire, puesto que permite elaborar recetas saludables y reducir el consumo de grasas a diario (más allá de una deliciosa y saludable cucharadita de aceite).

Funcionamiento de una freidora de aire caliente

En definitiva, una dieta más natural que ayuda a disminuir el riesgo de padecer obesidad, enfermedades cardiovasculares, cáncer y otros serios problemas de salud.

Y también es una enorme ayuda para perder peso, ya que ofrece la posibilidad de cocinar todo tipo de alimentos: carne, pescado, verdura, patata, legumbre.

¡Incluso deliciosa fruta asada! De este modo, la freidora de aire permite seguir una dieta variada de manera fácil y sencilla. Tan solo hay que introducir los alimentos y… ¡Voilà!

Pero además de mejorar el hábito alimenticio, este aparato elimina la posibilidad de sufrir quemaduras o accidentes en la cocina.

Así es: presenta un diseño cerrado que evita las típicas salpicaduras de aceite hirviendo y, también, la suciedad, de modo que no tendrás que limpiar hasta el último rincón de la cocina en cada comida.

En resumen, estas son las principales beneficios de la freidora de aceite:

  1. Reducir el consumo de grasa y seguir un estilo de vida más saludable
  2. Bajar de peso
  3. Ahorrar en aceite
  4. Evitar quemaduras y accidentes
  5. Comodidad y limpieza en la cocina
  6. Eliminar los humos y olores que provocaban las freidoras tradicionales (en la cocina, en la ropa…).

En definitiva, la freidora de aire presenta una serie de ventajas muy interesantes que la convierten en un gran aliado para llevar un estilo de vida cómodo, seguro y saludable

A continuación, te mostramos las recetas más saludable realizadas con este fantástico electrodoméstico:

Puntos en contra de la freidora de aire

Aunque son muchas las ventajas, también existen algunos inconvenientes que debemos tener en cuenta antes de comprar una freidora sin aceite:

  1. Al no funcionar con grandes cantidades de aceite hirviendo, son algo más lentas que las tradicionales
  2. El consumo energético puede ser algo mayor, aunque depende de la marca (algunas freidoras de aire han logrado reducirlo considerablemente)
  3. Los alimentos no quedan fritos como tal, por lo que el resultado (en cuanto a sabor y textura) es diferente al que ofrecen las freidoras tradicionales

¿Cuánto gastas una freidora sin aceite?

Como hemos comentado más arriba, la freidora sin aceite presenta un consumo energético mayor que las tradicionales.

De promedio se encuentran entre los 1.500 vatios, aunque esto depende totalmente de la marca, ya que algunas se han puesto las pilas y están lanzando freidoras sin aceite con un consumo energético más reducido.

Además, consumen bastante menos que el horno, así que, a no ser que vayas a preparar una comida para más de tres o cuatro personas, puedes olvidarte de él y apostar por la freidora sin aceite: mismo resultado y ahorro energético.

Opinión: ¿vale la pena una freidora de aire?

A pesar de sus pequeños inconvenientes, la freidora sin aceite presenta una serie de ventajas muy interesantes que, sin duda, hacen que valga la pena tener una en la cocina.

Y es que ayudan a mejorar la calidad de vida del usuario, no solo en salud, sino también en tiempo, comodidad y seguridad.